CategoriesBlog

Carboxiterapia para tratar la fibrosis

Conseguir un cuerpo bello y esbelto es el ideal, que muchos desean alcanzar, y gracias a los avances en la medicina estética es posible tener esa apariencia de ensueño; sin embargo, someterse a ciertos procedimientos quirúrgicos puede conllevar a secuelas indeseadas. Por esta razón la carboxiterapia se ha convertido en el aliado perfecto para afrontarlas.

Debido a que los procedimientos estéticos cada vez son más avanzados, los pacientes buscan las mejores opciones de tratamientos, a fin de mantener los resultados obtenidos en sus cirugías. A razón de ello, en este artículo nos dedicaremos a explicarte de qué se trata, para qué sirve la carboxiterapia y de qué manera puede ayudar a tratar la fibrosis post-operatoria.

 Carboxiterapia para tratar la fibrosis

Carboxiterapia qué es

La carboxiterapia es un procedimiento estético y terapéutico con cualidades no invasivas que consiste en aplicar dióxido de carbono (CO2) de forma subcutánea (por debajo de la piel), mediante pequeñas infiltraciones que son realizadas con microagujas, las cuales se encuentran conectadas a una máquina que regula el flujo del CO2.

A través de la aplicación de carboxiterapia el organismo puede segregar catecolaminas, histamina y serotonina, las cuales son neurotransmisores que permiten la dilatación vascular y la relajación del tejido subcutáneo. Dando como resultado, el aumento del torrente sanguíneo y una mayor oxigenación en la zona tratada.

Carboxiterapia para qué sirve

La aplicación de carboxiterapia de forma subcutánea, aporta innumerables beneficios, ya que promueve la oxigenación inmediata del tejido, lo cual estimula la destrucción de las células grasas eliminándolas del cuerpo a través del sistema linfático.

Gracias a este efecto se consigue una gradual reducción de medidas, y a su vez firmeza y tonicidad en la piel. Sin embargo, para que los resultados sean totalmente exitosos, los expertos aconsejan acompañar este tratamiento con buenos hábitos alimenticios y actividades físicas.

Eliminar la grasa localizada y combatir la celulitis

La carboxiterapia ayuda a disolver el cúmulo de grasa localizada mediante la descomposición de los adipocitos (células que almacenan grasa), y de la misma manera, al descomponer los depósitos de grasas, este tratamiento se vuelve eficiente para mejorar el aspecto estético de la piel que presenta celulitis.

Asimismo, incrementa la circulación sanguínea y por consecuencia el drenaje linfático en la zona a tratar.

Mejorar la elasticidad de la piel y el aspecto en las estrías

Las inyecciones de dióxido de carbono estimulan la producción de fibras de elastina y colágeno, contribuyendo a mejorar la elasticidad y la firmeza de la piel, por lo que el aspecto de las estrías mejorará notablemente, gracias a la reconstrucción del tejido dérmico.

Para combatir los signos de la edad

Con la aplicación de la carboxiterapia en el rostro, se consiguen resultados rápidos y palpables, ya que beneficia indudablemente la piel del rostro, a través de la oxigenación el cutis sin dejar efectos secundarios. De esta forma se logran combatir los signos del envejecimiento como las ojeras, fatiga y las arrugas.

Cuando se emplean las microinyecciones de CO2 los vasos sanguíneos se dilatan produciéndose la oxigenación del tejido y al mismo tiempo promueve eliminación de toxinas causantes de la pérdida del tono y la luminosidad del rostro. Además, la producción de colágeno unifica el tono y reafirma la piel del rostro, escote y cuello.

Esta técnica es muy recomendada para tratar el contorno de ojos con el fin de reducir las ojeras, puesto que en 2 sesiones se logra el objetivo, ya que el problema es atacado desde la parte circulatoria y no solamente desde lo estético (hiperpigmentación del contorno).

Para prevenir y eliminar la fibrosis

Los tratamientos que se utilizan para tratar la fibrosis son diversos y la mayoría ostentan comprobada efectividad. Pero, la carboxiterapia es uno de los más recomendados, cuando se tiene el propósito de regenerar el tejido afectado durante las intervenciones quirúrgicas como la liposucción, abdominoplastia, entre otros.

El efecto que surte la carboxiterapia para tratar la fibrosis es una piel totalmente regenerada, con aspecto estético terso y suave al tacto. Además, la textura endurecida y grumosa que presentaba la zona, se disipa notablemente; en conjunto si existían otros problemas como estrías, flacidez o celulitis también pueden desaparecer con este tratamiento.

Carboxiterapia cómo aplicar

Este procedimiento debe ser ejecutado por un personal médico especializado en dicha técnica. En cuanto al número de sesiones que requiere una persona, va a depender de factores como:  la zona a tratar, el objetivo que se quiere alcanzar y las condiciones físicas.

Por lo general, las clínicas especializadas en estética suelen ofrecer paquetes de 10 sesiones, las cuales deben efectuarse de cada 15 a 30 días, y el número de sesiones será indicado posterior a la evaluación corporal realizada por el especialista.

Para realizar la carboxiterapia, existen tres planos de la piel donde se debe colocar según el fin que se desee obtener.

  • Plano intermedio: En este plano, se aplica el tratamiento para el rejuvenecimiento facial y corporal de manera superficial (vía subcutánea).
  • Meso carboxiterapia: Con las inyecciones colocadas en este plano se puede tratar eficazmente las ojeras, la flacidez y eliminar las cicatrices a nivel intradérmico.
  • Plano profundo: En este plano se puede tratar el tejido adiposo y se utiliza en los casos grasa localizada y celulitis en zonas donde existe, ya sea en el rostro o en el cuerpo.

Carboxiterapia contraindicaciones

Aunque este tipo de tratamiento destile innumerables ventajas y beneficios, también pueden presentar una serie de efectos secundarios e incluso, puede no estar recomendado en absoluto para personas que tengan algunas afecciones.

Por esa razón, la carboxiterapia está contraindicada en aquellos que padezcan problemas cardíacos, respiratorios (incluye el asma o resfriado común), hepáticos y renales.

Tampoco debe ser aplicada en personas diabéticas y enfermos de cáncer, además quienes presenten algún tipo de infección en el área a tratarse deben evitarlo, se incluye también a mujeres embarazadas, lactantes o durante su ciclo menstrual.

Además de esto, es importante tener en cuenta que al momento de las infiltraciones de CO2, el paciente podrá sentir dolor en la zona donde penetra la aguja, por lo cual posiblemente tenga sensación de hormigueos, frío, calor, y eventualmente aparezcan hematomas e infecciones en la piel tras la aplicación del tratamiento.

Conclusión

Para cerrar, queremos que tengas presente que los resultados obtenidos con el uso de la carboxiterapia pueden mantenerse por mucho tiempo, siempre y cuando el procedimiento sea realizado por un profesional en la materia como el médico esteticista, un dermatólogo o fisioterapeuta y si mantienes también los cuidados especiales en tu hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.