CategoriesBlog

Fibrosis después de una liposucción – Como combatirla

 

Dentro de los efectos no deseados después de una intervención quirúrgica estética se encuentra la aparición de fibrosis después de una liposucción. Como es bien sabido, la liposucción es un tratamiento ambulatorio que en la actualidad es altamente demandado tanto por mujeres como por hombres, que buscan mejorar su físico de diversas formas.

Sin embargo, luego de alcanzar el objetivo estético, la zona tratada tiende a manifestar en menor o mayor medida diversos problemas en los que podemos destacar la fibrosis, debido a la presión a la que es sometido el tejido; por esta razón dedicamos este post para informarte por qué se forma y cómo eliminar la fibrosis después de una liposucción.

Fibrosis después de una liposucción

Fibrosis después de una liposucción

Básicamente, la fibrosis es un padecimiento secundario a cualquier proceso de reparación celular; se caracteriza por la formación excesiva y anormal de tejido conectivo fibroso, que se desencadena durante la fase de cicatrización posterior a un procedimiento quirúrgico.

La fibrosis comúnmente puede presentarse durante el post-operatorio o unos meses después de la recuperación quirúrgica, y puede verse mediante el desarrollo de protuberancias irregulares y bultos en la zona que ha sido intervenida.

Esta situación deja en la persona un efecto antiestético, y conlleva a deteriorar su autoestima, ya que el haber tomado la decisión de someterse a una cirugía estética buscando lucir un cuerpo con mejor apariencia, ahora evita mostrarse, por vergüenza a su propio aspecto debido a la aparición de la fibrosis después de una liposucción.

Causas de la fibrosis después de una liposucción

Existen dos formas de intervención estética que eventualmente pueden causar fibrosis, entre ellos tenemos:

La liposucción

Procedimientos quirúrgicos como la liposucción, se realizan con un equipo que posee una cánula conectada a una máquina de vacío, la cual se encarga de extraer el tejido graso acumulado en diversas zonas localizadas del cuerpo (abdomen, caderas, muslos, glúteos, brazos o cuello), de esta manera se consigue mejorar la forma la silueta, se moldea el cuerpo (lipoescultura) y se definen algunas áreas (lipodemarcación).

Durante este tipo de intervención, se introduce una cánula a través de pequeñas incisiones realizadas en la piel para poder alcanzar el tejido graso; el trayecto realizado por dicho instrumento forma un túnel que luego será ocupado por el tejido que se forma durante la cicatrización.

El tejido cicatricial que se forma, tiene una respuesta fisiológica y unas características de acuerdo al área corporal; esencialmente está formado de colágeno y a medida que se desarrolla va ocupando el túnel realizado por la cánula.

Sin embargo, de acuerdo a los procesos inflamatorios, ese tejido va sufriendo cambios conllevando al endurecimiento del colágeno y finalmente formando la fibrosis después de la liposucción.

Por otro lado, además de la acumulación de fibras de colágeno, la grasa no vascularizada y que no se pudo extraer, puede acumularse en los mismos espacios dejados por la cánula, donde eventualmente se va a degenerar formando la necrosis grasa que resulta finalmente en fibrosis.

El Lipoláser

En el caso de la intervención de lipoláser, está establecido como un procedimiento mínimamente invasivo, donde se utiliza una fibra óptica flexible, que llega al tejido graso a través de una pequeña incisión realizada en el área a intervenir.

Este método se basa en el uso de energía láser, que produce un efecto fototérmico y que estimula la destrucción de las células adiposas, proporcionando elasticidad, firmeza y tonicidad al tejido intervenido. No obstante, a pesar de estos beneficios y a la practicidad del procedimiento, el lipoláser es una forma de liposucción, que no está exenta de formar tejido fibroso en la parte del cuerpo que ha sido tratada.

Viendo las características de ambas metodologías, debes tener presente que toda forma de intervención quirúrgica tiene como resultado la formación de fibrosis después de la liposucción.

Pero su consistencia y dimensión varía de acuerdo a las respuestas fisiológicas de cada persona; además su formación está también relacionada al énfasis con el que se haya realizado el procedimiento en la misma zona; es decir, que mientras más veces se ejerza presión en un tejido, el grado de fibrosis que pueda formarse, será mayor.

Cómo quitar la fibrosis después de una liposucción

El tratamiento ideal para eliminar la fibrosis después de una liposucción va a depender netamente del tipo de cicatrización del paciente; por ejemplo, si la persona tiene predisposición a cicatrizar tipo queloide, el proceso de formación de fibrosis no se podrá evitar, pero sí puede tomarse medidas para reducirla a su máxima expresión.

En caso de ser un paciente joven y su piel posea una óptima elasticidad, tendrá la facilidad de evitar la fibrosis desde antes de la intervención. Aun así, el cirujano siempre va a referir al paciente para que realice alguno de los tratamientos post- operatorios que mejor le convenga. Entre ellos se destaca:

  • El drenaje linfático: es la primera terapia indicada para realizar días después de la cirugía, con la finalidad de reducir la hinchazón y los hematomas que se han formado, para que la piel cicatrice óptimamente y evitar la formación de fibrosis. Este masaje es realizado exclusivamente con las manos debido a la sensibilidad de la piel después de la cirugía y debe complementarse con el gel post-operatorio CIRULAB.

Más adelante y si la fibrosis después de la liposucción se incrementa o llega a complicarse, será necesario implementar otros métodos, tales como:

  • La carboxiterapia: este tratamiento funciona mediante la aplicación dióxido de carbono de forma subcutánea, el cual produce una sensación térmica elevada y vasodilatación, lo que hace que se eleve la presión del oxígeno ayudando así, con la regeneración de los tejidos, eliminando la cicatrización tipo queloide y la fibrosis.
  • La cavitación: con este procedimiento se logra romper los tejidos mal cicatrizados que causan la fibrosis, a través de ondas de ultrasonido, con la ventaja de que no afecta el tejido circundante. Por esta razón, especialistas recomiendan este tratamiento para reducir eficazmente y sin efectos secundarios, el endurecimiento ocasionado por una cirugía estética.

Como punto importante, es bueno que sepas que no se puede especificar el tiempo que tarda el cuerpo en eliminar totalmente la fibrosis después de una liposucción, ya que todo dependerá de la genética, la elasticidad presente en la piel, el área en el que se ha realizado la cirugía, la edad y la condición física de cada persona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.