CategoriesBlog

Quitar la fibrosis en el abdomen – Las mejores recomendaciones

Las heridas que quedan después de quitar la fibrosis en el abdomen usualmente evidencian el cierre normal de los tejidos. No obstante, es viable que en este proceso se vea perturbada la cicatrización cuando no se expone de manera educada.

En este caso puede salir una fibrosis cutánea, que no es otra cosa que un bulto sobre la cicatriz; por tal motivo, el exceso de colágeno es la causa que logra engrosar los tejidos circundantes.

Posterior a todo esto, el endurecimiento y el exceso de colágeno se puede mostrar igualmente en las capas interiores de los tejidos que han sido dañados por el procedimiento de la operación.

Quitar la fibrosis en el abdomen - Las mejores recomendaciones

¿Cuáles son las consecuencias de la fibrosis?

Esto puede traer como consecuencia una formación irreparable en el cuerpo del paciente. Por consiguiente, la misma se comienza a notar en algunas partes de su cuerpo como una textura rugosa y antiestética.

Esto se debe a la acción de los fibroblastos, dichas células están presente en los tejidos conectivos, que se ocupan de sintetizar el colágeno y beneficiar la cicatrización.

En lo preciso, la fibrosis se evidencia en la manifestación de cicatrices queloides o hipertróficas, siendo la prueba más clara de que el paciente tiene dificultades de sanación.

El motivo de lo anterior es generalmente genético, y por ello es de suma importancia que el médico tratante esté al tanto de la condición del paciente, para lograr neutralizar los efectos engorrosos que se pueden dar en la piel.

En este campo de la cirugía estética, la palabra fibrosis se califica también a todos los abultamientos o solidificaciones que aparecen luego de una intervención quirúrgica y que desfiguran al paciente, le causan incomodidad e incluso dolencia.

Por lo tanto, la fibrosis postquirúrgica puede ser el resultado no deseado de cualquier operación y su aparición tiene que ver con la cohesión de la grasa a los tejidos mientras esta cicatriza.

¿En qué momento puede surgir una fibrosis en el abdomen?

La fibrosis puede estar presente durante el postoperatorio y también durante la recuperación de la cirugía y es por ello que muchas personas no están al tanto de como quitar la fibrosis en el abdomen.

Efectivamente, es factible que las personas que son intervenidas quirúrgicamente logren ver estos resultados varios meses posteriores a la intervención.

Por lo que esto produce un efecto negativo en la confianza de los pacientes, ya que las evidencias antiestéticas de la fibrosis, oscurecen los efectos que se desean, cuando una persona toma la iniciativa de realizarse una cirugía estética.

¿Se puede quitar la fibrosis en el abdomen después de una liposucción?

En los actuales momentos no se puede definir el tiempo en el que el cuerpo pueda quitar la fibrosis en el abdomen totalmente, depende de la elasticidad de la piel, la zona en que se realice la cirugía, la genética del paciente, la edad, entre otros diversos factores.

¿Cómo quitar la fibrosis en el abdomen después de una liposucción?

Posterior a una lipoescultura o abdominoplastia, a fin de evitar la fibrosis es esencial realizar cuidados postoperatorios, empleando cualquiera de los siguientes tratamientos:

Gel postoperatorio

Aplicando el  Gel Post-Operatorio CIRULAB, un producto especialmente elaborado con el objetivo de prevenir la formación de fibrosis, aliviar los dolores posoperatorios y disminuir la hinchazón y hematomas.

De esta forma se puede quitar la fibrosis en el abdomen progresivamente luego de una operación.

Lipoláser

Con el láser podemos tener muchos beneficios, puesto que sirve para desaparecer el exceso de grasa y minimizar la fibrosis y otras anomalías que aparecen luego de una operación estética. Este método logra tensar los tejidos y embellecer la piel.

Faja de sujeción

Es importante usarla prontamente después de realizar la operación quirúrgica para que la piel quede sujeta a los músculos y se moldee la figura.

Al colocarse esta faja la sanación de la herida será más rápida porque permitirá que las compresas de las cicatrices se conserven en su lugar y lejos de microbios que podrían retrasar la recuperación.

Por lo tanto reduce el riesgo de la fibrosis, ya que mantiene la piel rígida. Siempre es necesario utilizar una faja recomendada por los médicos especialista en estética.

Esta fue creada para ser utilizada las 24 horas para que ejerzan presión sobre las aéreas adecuadas. Lo ideal es comprar mínimo dos para que en ningún momento se entorpezca su uso para así evitar la fibrosis.

Drenaje linfático manual

Son los masajes que se realizan días después de la operación, con el fin de reducir la inflamación o contusiones y para que la piel sane y no se convierta en fibrosis.

El drenaje linfático se realiza exclusivamente con las manos por la delicadeza de la piel después de la cirugía. Por otro lado si se llegara a intensificar la fibrosis se deberán implementar otros métodos.

Corriente galvánica

Los expertos suelen recomendar para la fibrosis este tratamiento que consiste en aplicar una corriente de flujo constante.

El efecto que este método causa sobre el endurecimiento una estimulación y resarcimiento de los tejidos, además destruye aquellos que están afectados por la fibrosis. Por tal razón, algunos especialistas lo sugieren para tratar estos bultos no deseados.

Masajes posquirúrgicos

Logran acelerar la recuperación del paciente y mejoran los resultados de la operación; se recomiendan sobre todo en operaciones de gran complejidad como la liposucción.

Para realizar estos masajes, se deben emplear las manos, pero en ocasiones se puede ayudar con otros dispositivos, como por ejemplo, ultrasonidos y otros implementos que sean necesarios.

Es necesario mostrar que los masajes deben ser realizados por expertos; por tal motivo, si lo realiza una persona sin ningún tipo de experiencia podrían ocasionar daños irreparables en el cuerpo del paciente.

Conclusión

La práctica de cualquiera de estos procedimientos estéticos para quitar la fibrosis en el abdomen debe ser realizada por personas profesionales, de lo contrario podrán perjudicar el tejido subcutáneo.

Lo ideal es verificar que la persona que vaya a realizar dicho tratamiento cuente con un título certificado y que sea reconocido en el área de la salud con certificados y diplomas que le otorguen experiencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.